2008

Inter Garden está basado en la convocatoria de un grupo de ancianos, una enfermera gerontóloga y un actor (que representa el rol de vigilante) que ocupan una instalación montada a modo de geriátrico dentro de la galería Appetite.

La instalación se abrió al público deshabitada. Un lugar compuesto por un patio vacío, un hall de entrada y una habitación de dimensiones levemente inferiores a las medidas normales, poco iluminado, con un intenso olor (mezcla de naftalina y distintos productos utilizados en instituciones de salud), y poco espacio para deambular.

La secuencia fue estructurada de manera que primero llegase el público, luego el vigilante (encargado de encender la luz del hall de acceso a la habitación y poner en funcionamiento un televisor que emitiría fragmentos de una película en loop durante la inauguración y el resto de los días que durara la exhibición), más tarde la enfermera y por último los ancianos en un micro escolar. La acción transcurre de modo que el público parece no ser percibido por ellos y, durante este tiempo, el vigilante permanece en el hall de la instalación estorbando el paso del público y respondiendo de forma ambigua cuando se le hace alguna pregunta.

A lo largo de la semana siguiente, el vigilante seguirá asistiendo a la instalación, apropiándose del lugar y tomándose algunas libertades como la de vestirse cada vez de manera más informal, almorzar ahí, invitar a sus amigos a tomar cerveza o vino, mirar televisión durante horas, dormir, fumar. Esta apropiación va en aumento con el paso de los días en contraposición al cumplimiento del horario de trabajo convenido, con lo que al cabo de una semana de llegar cada vez más tarde o retirarse antes, deja de ir sin dar aviso.

Septiembre de 2008
Galería Appetite, Buenos Aires


> Blog
> Textos