Textos




2021 Lebenglik, Fabián (Página12/Cultura)
2021 Fundación Malba 
2020 Alessio, Marina (Jennifer)
2020 Torres, Facundo René (Segunda Epoca)
2020 Villanueva, Santiago (Segunda Epoca)
2020 Rubio, Marisa (Segunda Epoca)
2020 Schevach, Gabriela (arteBA Fundación)
2019 Aracil, Alfredo (Otra Parte)
2018 Bentivegna, Diego (Op. Cit.)
2017 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2016 Silvestri, Carlos
2015 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2015 Milano Questa, Naranja (Mansilla)
2015 Iglesias, Claudio (Baltasara)
2015 Gainza, María (La Maison Rouge)
2014 Shulman, Liv (Diario El Flasherito)
2014 Schevach, Gabriela (Rev)
2013 Cippolini, Rafael (Revista Ñ)
2012 Zuluaga, Natalia (CIFO)
2012 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2012 Katzenstein, Inés (Pul)
2012 Fuentes Guaza, Luisa (CIFO)
2011 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2011 Fernández Irusta, Diana (La Nación/Revista)
2010 Fuentes Guaza, Luisa (Index Box)
2009 Rubio, Marisa (Página12/Radar FAN)
2009 Iglesias, Claudio (CCEBA Texto curatorial)
2009 Iglesias, Claudio (CCEBA Catálogo)
2009 García Navarro, Santiago (Revista Exit)
2008 Villa, Javier (La Nacion/ADN Cultura)
2008 San Martín, Raquel (La Nación/Cultura)
2008 Lebenglik, Fabián (Página12)
2008 Iglesias, Claudio (La Nación/Cultura)
Tus historias modificaron nuestros sueños


Santiago Villanueva  
Segunda Epoca #4, Junio de 2020  

(Versión PDF)


Casi termina el 2019.

“Desorientados” fue la palabra que más escuché ese mes, el estar desorientados era una consecuencia y ya un estado permanente, entendiendo que algunas cosas perdurarán: aprendimos a transitar la tristeza de otras maneras, no con resignación sino sin el dramatismo de la adolescencia.

Algunas muestras sucedieron hacia finales del año pasado. Anotando sus nombres ahora, una al lado de la otra, y reuniendo el material de textos, hojas de sala, imágenes, encuentro que ale la pena que aunque sea estén mencionadas juntas en un texto.

Fueron muestras en las que era posible permanecer, estar un tiempo o hacer un tiempo. No tenían lo expulsivo del recorrido, de la visita pautada por los mismos objetos. No eran exposiciones tren fantasma, esas que es imposible dar vuelta la cabeza, o apenas intentar dar unos pasos en reversa. Estas eran muestras zombies, de paredes sucias, sin decoración clara, ni una idea del tiempo, del paso del tiempo.

Eran exposiciones del período de la desorientación, eran exposiciones desorientadas.

En ninguna era muy claro una razón, un porqué explícito, pero tampoco un motivo para irse, o un sentimiento de expulsión. Creo que fueron modelos, bocetos, para espacios públicos posibles para los años a los que nos aproximamos: plazas, salas de espera, carpas, habitaciones, cementerios, pasarelas. Una exposición que es una plaza, una sala de espera, una carpa, una habitación, un cementerio, una pasarela. La presentación simultánea de estos formatos me resultaba extraña en una Buenos Aires donde aún se poblaban los espacios de fantasía y animismo, pero que respetaba el 1,50 de altura standard en los montajes para un cuerpo supuestamente acordado por todxs.

Estas, pido disculpas, instalaciones, funcionaron como potas de Parque Patricios a Recoleta, del barrio de Once a Barrio Norte, de La Plata a Belgrano.

Los espacios de encierro, que son las exposiciones, en este caso dejaban una doble sensación: la de haber estado allí antes o la posibilidad de estar allí en otro momento.

[…]

Marisa Rubio dedicó una muestra a la ansiedad. Presentó una sala de espera con reproducciones de cuadros impresionistas en las paredes, una TV con videos motivacionales y moviliario adecuado. La tituló La Mujer de Negocios que se Lamentaba de no Vivir en el Campo. (Mite, 8 de noviembre de 2019 – 29 de febrero de 2020)

[…]

Estas muestras son espacios para encontrarnos como extraños, o encontrar los perfiles o visitas extrañas de las cosas… o ver frente a ellas lo poco que nos conocemos. Sara Ahmed dice que “reencontrarse los objetos como cosas extrañas no significa perder de vista su historia sino negarse a convertirlos en historia perdiéndolos de vista”. Pienso que mi tendencia a pensar marcando años es mi incapacidad para mantener la atención.

[…]