Textos




2018 Bentivegna, Diego (Op. Cit.)
2017 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2016 Silvestri, Carlos
2015 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2015 Milano Questa, Naranja (Mansilla)
2015 Iglesias, Claudio (Baltasara)
2015 Gainza, María (La Maison Rouge)
2014 Shulman, Liv (Diario El Flasherito)
2014 Schevach, Gabriela (Rev)
2013 Cippolini, Rafael (Revista Ñ)
2012 Zuluaga, Natalia (CIFO)
2012 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2012 Katzenstein, Inés (Pul)
2012 Fuentes Guaza, Luisa (CIFO)
2011 Vignoli, Beatriz (Página12/Rosario)
2011 Fernández Irusta, Diana (La Nación/Revista)
2010 Fuentes Guaza, Luisa (Index Box)
2009 Rubio, Marisa (Página12/Radar FAN)
2009 Iglesias, Claudio (CCEBA Texto curatorial)
2009 Iglesias, Claudio (CCEBA Catálogo)
2009 García Navarro, Santiago (Revista Exit)
2008 Villa, Javier (La Nacion/ADN Cultura)
2008 San Martín, Raquel (La Nación/Cultura)
2008 Lebenglik, Fabián (Página12)
2008 Iglesias, Claudio (La Nación/Cultura)
Pintura 
Juan Becú, Sofía Bohtlingk, Rosa Chancho, Silvia Gurfein, Guido Ignatti, Fernanda Laguna, Ramiro Oller, Tiziana Pierri, Marisa Rubio, Mariela Scafati, Juan Tessi

Gabriela Schevach 
Rev, noviembre de 2014

(Versión web)


Pintura



En Buenos Aires se pinta. A pesar de la energía con que se despliegan otras prácticas artísticas a nivel local –ya sean estrategias predominantemente conceptuales, relacionales, el video o performance– la pintura permanece viva, empujando sus propios límites, reconsiderándose, en el foco de artistas de generaciones jóvenes e intermedias, tanto como actividad central o como referencia y presencia implícita.

Esta muestra aspira a ser un recorrido por algunas de estas obras que empujan, fuerzan, tuercen, replantean lo pictórico, ya sea desde su lenguaje mismo (Pierri, Becú, Gurfein, Bohtlingk), contaminándolo desde otros lenguajes, medios y materiales (Scafati,Oller, Ignatti, Tessi, Laguna) o desde una mirada desde afuera, desde prácticas performáticas (Rosa Chancho, Marisa Rubio). Su título denota las condiciones espaciales, temporales y culturales específicas en las que estas obras surgen.

[...]

La obra de Marisa Rubio es única en su originalidad, combinando performance, trabajo sobre redes sociales y prácticas artísticas tradicionales. Rubio ha creado una serie de personajes que ella misma encarna, cada uno con su estilo, personalidad, carrera y actividades laborales relacionadas a las artes, y los ha puesto a vivir en el mundo real, donde desarrollan actividades profesionales e interacciones sociales. Uno de éstos es Helena Líndelen, una pintora de mandalas muy interesada en lo espiritual que da seminarios donde se enseña esta técnica. La referencia a la pintura aparece acá desde la performance que empuja sus propios límites hasta disolverse en la vida misma, poniendo en cuestión nociones de identidad, realidad/ficción, definiciones del arte.